Si se tiene en cuenta que smartphones y tabletas han pasado a ser el juguete predilecto de niños de todo el mundo, no sorprende que los principales fabricantes de juguetes hayan asimilado la noción de que para atraer la atención de los más pequeños – e indirectamente el dinero de sus padres – resulta fundamental utilizar a los últimos avances tecnológicos en el proceso.

Sin lugar a dudas la tendencia máxima dentro de la industria hoy día son los “ojos digitales” presentes en muñecos y hasta automóviles a control remoto, que permiten entablar una conexión más humana y directa con sus usuarios mediante pequeñas pantallas LCD que ayudan a dejar de una vez por todas en el olvido a las miradas estoicas de los juguetes del pasado.

Ultimate Rayo McQueen de Sphero. Precio: USD 300

Ultimate Rayo McQueen de Sphero. Precio: USD 300

Uno de los principales responsables de liderar la moda de los juguetes con “vida propia” es el Ultimate Rayo McQueen de la firma Sphero, un vehículo a control remoto basado en el simpático personaje estrella de la saga Cars de Pixar.

Cargado con su propia personalidad, el carro se controla mediante una app en el teléfono y es capaz de derrapar con una velocidad máxima de 10 km/h, pero lo que más lo distingue es su parabrisas animado compuesto por una pantalla LCD trapezoidal que posibilita que muestre sus expresivos “ojos”, ayudado por motores en la suspensión que permiten que el auto se incline tal como lo hace la versión de la pantalla grande.

La boca presente en su parachoques mueve sus labios a medida que el vehículo se comunica con su dueño, lo que ayuda a aumentar el realismo y convierte al juguete comercializado en los EEUU por USD 300 convertido en una opción difícil de resistir tanto para niños como para sus padres.

Furby Connect de Hasbro. Precio: USD 65

Furby Connect de Hasbro. Precio: USD 65

El ya emblematico muñeco Furby de Hasbro no se queda atrás con su última versión interactiva bautizada Connect, que tal como su nombre lo indica se conecta vía Bluetooth con dispositivos portátiles como tabletas para que los usuarios puedan acceder a elaborados juegos y trivias.

Pero nuevamente lo que más sorprende son sus enormes ojos los cuales gracias a las mejoras en sensores y motores sobre la primera versión animada lanzada en 2012, permiten una gesticulación del rostro más natural y sobre todo más atractiva para los más pequeños.

Párpados, orejas, boca y cuerpo se mueven en síncope para hacer que el singular amigo de millones de niños cobre vida de manera convincente, algo ayudado por sus acelerómetros y sensores de audio y tacto que le permiten reaccionar a estímulos como cosquillas y tirones de cola en tiempo real. El pequeño juguete se consigue en los EEUU por un precio de USD 65.

Teddy Ruxpin de Wicked Cool Toys. Precio: USD 100 (lanzamiento estimado para el otoño)

Teddy Ruxpin de Wicked Cool Toys. Precio: USD 100 (lanzamiento estimado para el otoño)

El oso más popular de los ochenta regresa con una versión llena de tecnología para conquistar ahora a los hijos de los padres que solían jugar con el muñeco, el cual a diferencia de su antecesor ya no utiliza cassettes para contar sus historias.

El modelo de inminente lanzamiento suma los obligatorios ojos LCD y además es compatible con teléfonos inteligentes y tabletas, mediante los cuales se puede conectar vía una app propia. Recomendado para niños de más de tres años, sus ojos muestran desde corazones a globos según la trama de la historia que esté contando.

A diferencia de sus competidores, Teddy Ruxpin no es interactivo y su boca se mueve de manera poco realista, pero sin lugar a dudas el aspecto nostálgico que llama a “volver a las raíces” seguramente conquiste a padres de todo el mundo. Disponible en los EEUU desde la primavera boreal por USD 100.

Cabbage Patch Kids Baby So Real de Wicked Cool Toys. Precio: USD 90

Cabbage Patch Kids Baby So Real de Wicked Cool Toys. Precio: USD 90

Otro clásico que se reinventa son los Cabbage Patch Kids ahora en su versión interactiva Baby So Real que se encuentra años luz del modelo original que conquistó a millones de niñas en los ochenta. Gracias a las nuevas tecnologías ahora puede llorar cuando se moja el pañal, reír cuando se le toca la barriga, roncar luego de ser dormida en brazos de su dueña y hasta hacer sus provechos luego de tomar la mamadera.

Sus ojos tienen una actitud curiosa aunque su boca se mantiene estática a medida que se emiten los mensajes a través de sus bocinas incorporadas, pero las fallas se compensan con el olor a bebé característico de los Cabbage Patch Kids. Uno de los aspectos más curiosos del juguete es que sus cachetes se tornan rojos cuando se enferma, lo que significa un llamado de atención a sus madres para que se le administre su medicamento. La nueva versión se comercializa en los EEUU por USD 90.

Spider Man de Sphero. Precio: USD 150

Spider Man de Sphero. Precio: USD 150

Por último pero no menos importante dentro del ranking de los juguetes del momento se encuentra el pequeño Spider Man de Sphero que cuenta con tecnología de reconocimiento del habla que procesa las conversaciones recibidas – desde el mismo juguete sin enviar información a la nube para evitar potenciales riesgos para sus usuarios – y permite que los niños elijan su propia aventura de la mano de su arácnido super héroe.

Más allá de que el nivel de realismo es bajo dado que son sus ojos los únicos que ofrecen una reacción a los estímulos del usuario, la personalidad irónica y bromista del juguete de seguro conquistará a los niños pre adolescentes y a sus padres. Su sensor en el pecho permite reconocer cuando se acerca alguien para proponerle una misión a realizar. El muñeco de aspecto adorable se vende en los EEUU por USD 150 y seguramente termine en el escritorio de más de un adulto bien entrado en años.

FUENTE: infobae.com
14/Jul/2017